Skip to content

Nuestras monturas de principio a fin

INSPIRACIÓN Y DISEÑO

Nos inspiramos en el pasado mientras retamos el futuro. La magia empieza en nuestra oficina de Madrid, donde nuestro equipo de diseño recoge inspiración de las pasarelas internacionales y de otros colaboradores en pronóstico de tendencias. Exploramos en épocas pasadas mientras observamos cómo piensan otros mercados y culturas en el presente. Así, logramos conceptualizar propuestas atemporales con estilos únicos que perduren.

Una vez que nuestro equipo de diseño ha creado el boceto inicial, se envía a ingenieros especializados que proporcionan el dibujo técnico para que revisemos y refinemos, pudiendo este proceso repetirse en varias ocasiones. Una vez aprobado, la fábrica crea un prototipo que probamos para ajustar tamaño, forma y proporción.

LOS MEJORES MATERIALES

Aunque estamos obsesionados con la fabricación de productos únicos, la funcionalidad siempre está antes que la moda. Cada una de nuestras gafas comienza su vida con una plancha de acetato de la más alta calidad.

Nuestras monturas de acetato las suministra Mazzucchelli en Caetiligione, Italia. Mazzucchelli se fundó en 1849 y rápidamente se convirtió en un innovador en la producción de acetato compuesto de fibra de algodón reciclado y teñido en miles de colores. El acetato Mazzucchelli es liviano, de colores vibrantes y puede trabajarse a mano.

FABRICACIÓN

Nuestras monturas son fabricadas en las dos mejores regiones del mundo para la producción de gafas: Shenzen (China) y Cadore (Italia).

Cada una de ellas pasa por cincuenta procesos en un periodo de seis semanas. Aquí descubrirás algunos de ellos:

Moldeando las monturas

De estos materiales magníficos, cortamos la pieza frontal y las varillas. Para ello utilizamos la consistencia de la última maquinaria CNC (control numérico computarizado) con habilidades artesanales que han perdurado durante décadas. Moldeamos las puntas de las varillas, primero con papel de lija y luego con la rueda de pulido para darle un ajuste más cómodo.

La unión entre el frontal y las varillas requiere mucho tiempo y precisión, ya que cualquier tensión en la bisagra se distribuye por el resto del material. Cada montura pasa por cincuenta procesos en un período de seis semanas.

Un pulido excepcional

Para pulir nuestras monturas, las colocamos en barriles de madera con pequeñas virutas de haya, piedra pómez y pasta de pulir. Las monturas estándar pasan de 8 a 10 horas en un barril. Dejamos las nuestras hasta 72h.

Un mayor tiempo de pulido se traduce en una producción menor de monturas. Pero asegura que las que fabriquemos tengan un brillo especial.

Bisagras siempre remachadas

La mayoría de las monturas de hoy en día son remachadas con calor, calentando el material e insertando la bisagra por la fuerza.

Sin embargo, todos nuestras monturas de acetato se fabrican utilizando el proceso tradicional de perforación con perno. Esta técnica de siglos de antigüedad implica la perforación de dos pequeños agujeros en el frontal y las patillas. Los remaches se introducen para crear una fijación elegante (sin una gota de pegamento a la vista).

Esto requiere más tiempo y habilidad, pero se traduce en una bisagra que puede reemplazarse fácilmente si se daña accidentalmente.

En Miller & Marc cuidamos al detalle cada proceso por el que atrevisan nuestras gafas hasta que llegan a tus manos. Ahora, te pasamos el testigo.

 

Elige tu estilo.