Skip to content

Javi Valencia, notas que remueven conciencias. Full: estado de guerra

Palabras de Rubén Sampietro Carrión
Vídeo y fotografías de Yasmina Diego Muñoz

 

Presentamos nuestra colaboración con el músico Javier Valencia que defiende vivir la vida tal y como quieras ser como parte del ciclo de entrevistas enmarcado dentro del hashtag #quenadieelijaporti, que tiene como bandera lo auténtico. Seguir la historia de gente que decide apostar por hacer lo que le gusta y vivir de ello. 

 

Javi lleva una doble vida: líder y compositor del grupo Full y arquitecto. Va dando saltos de los folios con acordes y letras a planos de proyectos arquitectónicos. Cada una de sus canciones van desnudando las capas de la existencia, pretende que sus letras muevan, que hagan reflexionar sobre dónde estamos y hacia el lugar al que vamos. Declaran la guerra al conformismo e invitan a ser uno mismo.

 

Primeras notas dentro de un folio en blanco

 

Un día soleado interrumpe el panorama de frío que ha invadido las calles de Madrid estas últimas semanas. Javi nos recibe – acompañado de su guitarra– tocando unas cálidas notas para ensalzar el momento, y nos lleva a recorrer los rincones de Malasaña, barrio que respira en sus calles la revolución de la Movida y que confluye con las nuevas tendencias musicales: un punto de encuentro entre el pasado, presente y futuro.

 

Nos relata sus primeros pasos en el mundo de la música “si no hablamos de ese momento en el que todo el mundo tiene su actuación de fin de curso en el colegio, creo que fue en una peña flamenca tocando el cajón. Un amigo tenía un grupo y les faltaba el percusionista, me llamó y me encantó hacer la percusión y los coros”. Lo suyo con la música es algo que estaba escrito, nos cuenta que, desde pequeño, estaba tocando los ritmos a todas horas y en cualquier lugar, “se me conocía en todos lados como ’el niño que iba a todos lados con la guitarra’”.

Javi nos dice cuál fue su motivación para entregarse a la música, “querer ser lo más honesto posible conmigo mismo, con lo que siento, con lo que me gusta hacer y con lo que creo que es lo que mejor se me da”. Su andadura con Full comenzó cuando estaba en Sevilla acabando su carrera y desde entonces todo ha dado una vuelta 360º. “Ha habido muchos cambios, todo es muy intenso y la apuesta personal es día a día”. Desde entonces, ha ido trabajando, hilando cada nota, cada acorde, cada letra y cada concepto del grupo hasta conseguir hacerse un hueco en el panorama nacional y estar listos para echar a volar, sin dejar de lado, en ningún momento, su faceta como arquitecto.

 

“Yo siempre digo que, si tú quieres que la música te lo dé todo, entonces, tú, antes, tienes que dárselo a ella”

 

Full llegó pisando fuerte con ‘Mi primer atraco’ (2013) y siguió haciendo su declaración de intenciones con ‘Tercera Guerra Mundial’ (2016). Con el paso de los días han ido sumando adeptos hasta conseguir llenar salas y ser reclamo de festivales.
 
Javi explica, “la música para mí significa absolutamente todo. Se dice que todo se puede representar por las matemáticas. Yo creo que también se puede representar por la música. Somos como una canción, una constante vibración”. Cuenta que la música alimentaba todos sus impulsos. Gracias a ella ha sentido y aprendido tantas cosas que es difícil para él describirlas, le ha ayudado a crecer mucho como persona y le ha llevado a sitios en los que nunca imaginaba que fuera a estar. El músico afirma que la música ha sido la piedra angular de todas las cosas que le han pasado.

 

Componiendo la melodía

Javi reconoce que no tiene un ritual para componer, pero sí una serie de dinámicas. Comienza la fase de la composición a ciegas, practica varias horas al día con la guitarra, el piano u otros instrumentos, dejándose llevar por lo que le sugieren unos acordes y notas determinadas. “Me suelo dejar guiar, la música es algo que nace de dentro”, declara. Una vez que ve que esos sonidos están en camino hacia algún lugar es cuando comienza a abocetar la letra, que irá depurando hasta llegar a la grabación del tema que irá en su próximo disco. El líder de Full explica, “me gusta la metáfora porque nunca quiero hacer una letra que te diga, ‘esto es lo que te cuento y esto es lo que hay”, y la letra sólo te está contando una historia. Estás uniendo la profundidad de determinadas palabras o expresiones, con un mensaje directo. Y tiene mucho trabajo”.

 

Sus canciones están salpicadas de historias autobiográficas y de los sucesos que ocurren a su alrededor, “la música la suelo usar para exteriorizar los sentimientos que tengo por dentro, ya sea narrando cosas desde el pasado o hablando del futuro, de lo que está por venir. Aunque, al fin y al cabo, las cosas que has pasado son las que tienes dentro, las que están ahí clavadas y las que tienen esas ganas de decir algo o hacer algo al respecto”, y añade “para inspirarme paseo mucho, le imprimo todo el oxígeno que puedo a la cabeza y miro alrededor, observo e intento sacar aprendizajes de todo”.
Entre las referencias que habitan su cabeza se encuentra un amplio abanico que va desde la música anglosajona, americana o, incluso, el flamenco. “Escucho muchísima música, de cualquier estilo. Me obligo a escuchar hasta cosas que no me gustan porque creo que en todo hay algo interesante que sacar y de lo que aprender. Eso te genera esa amplitud mental de poder darle a cada sonido un color, una etiqueta o colocarlo en algún sitio para poder hacerte una especie de mapa musical por el que cuando empiezas a componer, tu cabeza empieza a caminar.” – apunta. Esas influencias se avivan más o menos dependiendo del tipo de canción.

 

En sus letras también hay cabida para mensajes sociales y de actualidad. Su segundo disco ‘Tercera Guerra Mundial’ explora la conciencia de las personas y la crisis social por la que pasa la humanidad, expone “nos están vendiendo eso de que la Tercera Guerra Mundial va a venir, pero creemos que ya estamos en ese estado, ya ha empezado. No son las bombas las que hacen las guerras, son la actitud de las personas, la vida, lo que te lleva a esa situación. En cada guerra, tanto en la primera como en la segunda, se usaron armas diferentes. Quién sabe si en la tercera, en realidad, se está haciendo a nivel de conciencia. Creo que eso destruye mucho más a la larga.”

 

Volcando tu mundo interior en una canción

El cantante sentencia que es esencial ver que son sus momentos buenos y sus momentos malos los que están dentro de ese folio en blanco soltando lo que le apetece decir en ese momento. “Es importante bajar a esos infiernos que guarda todo el mundo dentro a sacar determinadas cosas. Si no eres tú haciendo eso, te estás perdiendo parte de la magia que hay dentro de la música” – agrega Javi.

 

“Si no me sintiese yo mismo a la hora de coger un bolígrafo y la hoja en blanco, no haría absolutamente nada. Al final, la música es como un proceso de autosanación”.

 

El líder de Full cree firmemente que cada uno debe ser como desee ser, no dejarse llevar por imposiciones de la sociedad o por lo que los demás esperen de ti. “Conecto mucho con Miller & Marc porque no se dieron por vencidos con lo establecido y apostaron por ofrecer gafas a un precio justo, confrontando el mercado dominado por las ópticas de toda la vida. Pienso que cada persona debe apostar por lo que cree, ya sean unas gafas, unas canciones o una reivindicación. Ahí es donde se encuentra lo auténtico de las personas” – afirma Javi, y por ello, aplaude iniciativas como #quenadieelijaporti, que celebran la autenticidad de las personas, y el derecho a elegir ser como quieras.
Considera que ser músico es una carrera de fondo donde cada batalla ganada es importante porque quiere decir que ya se está más cerca del siguiente escalón. Javi defiende que los comienzos son complicados, pero que la paciencia y el buen hacer lo recompensan todo. “Nosotros elegimos la música como modo de vida, es una apuesta arriesgada y el camino es duro, requiere mucho sacrificio, pero al final es una cosa de autenticidad. Tienes que ser honesto contigo mismo y que el resto no te importe nada porque si no desapareces por el camino”.

 

“Cuando estoy encima de un escenario lo que siento es que no soy yo, es como si estuviese viviendo un sueño”.

 

 

Conceptualización del álbum: Capadocia

 
En su último trabajo, ‘Capadocia’ el compositor va explorando las capas de la existencia, un viaje introspectivo en el que busca enfrentarse a sus demonios y defender lo autentico de cómo es, “me di cuenta de que había bajado a determinadas capas mías, para hablar de eso que hablaba la canción. Hasta que me di cuenta de que todo el disco era como un conjunto de mis capas internas. Por eso, hice ese símil entre Capadocia (Turquía) y ese conjunto de ciudades subterráneas de diferentes civilizaciones y diferentes épocas con el disco que se estaba construyendo” – explica Javi.
 
El cantante defiende que un disco es una máquina donde todo debe encajar, cada pieza tiene que tener su función y su sitio. Por eso, cada canción tiene que estar elegida de forma súper medida, teniendo en cuenta todo. Él lo refleja con una metáfora, “el disco es como una paleta de colores y cada canción es un color. Es un proceso en el que metes muchos colores dentro de una misma paleta y tienes que hacerlo cuadrar”.
 
Un mensaje muy latente en su obra, y en su día a día, es la persecución del ser libre, sin condicionantes que te obliguen a abandonar aquello que quieras hacer. Por eso ve necesario que existan voces que animen a luchar por tus pasiones, –manifiesta– “hay que seguir la esencia personal de cada uno y nunca dejar de ser uno mismo porque seguramente con ese vehículo pases por los sitios más bonitos por los que puedas pasar en tu vida”.

 

 

15 q’s con Javi

1: ¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo por primera vez?
Ayer. Rellenar una solicitud de ocupación de vía pública.
2: ¿Cuál es la cosa más bonita que alguien te ha dicho?
Gracias (de verdad).
3: ¿A qué eres adicto?
A la música.
4: ¿Quién te inspira?
La rabia.
5: ¿Qué significa el futuro para ti?
El presente.
6: ¿Cuál es la mejor receta que puedes cocinar?
Tataki de atún.
7: ¿Qué ha sido la última cosa que has anotado?
El orden de las canciones del último concierto.
8: ¿Qué ha sido lo último que has aprendido?
De dónde viene OK. Cuando volvían las tropas de la guerra para decir que no había habido bajas, escribían en una pizarra OK, que quería decir «cero killed».
9: ¿Cuál es tu palabra favorita en este momento?
Patulea.
10: ¿Cuándo te sientes más vivo?
Cuando estoy solo andando en medio de la naturaleza.
11: ¿Qué es lo primero que piensas al despertarte?
A ver qué me encuentro ahora en el correo o WhatsApp.
12: ¿Qué ha sido lo último que has escuchado?
Tocata y fuga en re menor de Bach.
13: ¿Qué ha sido lo último que has visto?
El segundo capítulo de la serie Maniac.
14: ¿Qué ha sido lo último que has leído?
A sangre fría de Truman Capote.
15: Anécdota o fun fact.
En el último concierto el otro guitarrista de la banda se hizo un esguince en cada pie porque no controló una bajada del escalón del escenario, que tenía 30 cm de altura